El estado actual de IPv6 » SmartCIO
 

Pages

Categories

Buscar

Una web de MuyComputerPRO Sites


El estado actual de IPv6

El estado actual de IPv6

Alberto Castro
Por
8 junio, 2014
Especiales, Tendencias

IPv6 (Internet Protocol version 6) lleva tiempo tratando de reemplazar al todavía hegemónico IPv4, su inmediato antecesor que adolece de direcciones de red limitadas y ya escasas ante el avance de Internet en todo el mundo. La diferencia entre ambos protocolos es bien clara: mientras que IPv4 posibilita algo menos de 4.300 millones de host diferentes (inferior al número de habitantes de planeta, y mucho más si tenemos en cuenta la actual tendencia multidispositivo), IPv6 dispone de más de 340 sextillones de direcciones.

Así, el pasado 6 de junio de 2012 este nuevo protocolo llegó a Internet dispuesto a desempeñar el papel protagonista que le corresponde, pero ¿cuál es el estado actual de IPv6 a día de hoy?

Solo 25.000 direcciones IPv6 en España

A medida que las direcciones de IPv4 se fueron acabando, automáticamente empezamos a recibir las nuevas del tipo IPv6, pero ambas siguen conviviendo todavía. Si atendemos a los datos más recientes recopilados por Cisco sobre el estado actual de IPv6, vemos que en España apenas el 19,22% del tráfico es responsabildiad suya. Unas cifras que nos sitúan muy lejos del 40,04% de Bélgica, el 35,15% de Alemania o el 28,7% de EE.UU, por ejemplo. Y si nos fijamos en el número de usuarios, en España apenas hay 25.000 que navegan con IPv6 (un 0,09% del total).

El estado actual de IPv6

Con los datos en la mano, vemos cómo pese a ser inevitable la migración de IPv4 a IPv6, el salto aún no se ha producido al ritmo esperado. Y eso a pesar el esfuerzo que las mayores compañías de telecomunicaciones de todo el mundo llevan haciendo durante los últimos dos años.

Implantación lenta

Según revela un reciente estudio de Incognito Software, que encuestó a 51 proveedores de acceso a Internet de distinto tamaño y de diversos rincones del mundo (América, Europa, Oriente Medio, África y Asia-Pacífico), muchos de los proveedores que ya han actualizado a IPv6 aún no se lo ofrecen a sus clientes.

Entre los datos más destacables de esta encuesta sobre el estado de IPv6, destaca que el 76% afirmaron estar ya en el camino de implementar el nuevo protocolo o planificando al menos su adopción. De ellos, más de ocho de cada diez dijeron hacerlo porque se están quedando ya sin direcciones IPv4. Pero lo más importante: la convivencia entre IPv4 e IPv6 sigue siendo el método preferido por los ISPs a la hora de llevar a cabo la migración.

Europa, a la cabeza del IPv6

Por su parte, según Akamai y su Informe sobre el Estado de Internet del Cuarto Trimestre de 2013, los países europeos son los que están liderando la adopción mundial de IPv6, con siete de ellos entre los diez primeros (Suiza, Rumania, Luxemburgo, Alemania, Bélgica, Francia e Irlanda), y creciendo con tasas de dos dígitos. De Asia-Pacífico solo hay un representante en el Top 10 (Japón), completándose la lista con EE.UU. y Perú.

No obstante, es bueno poner todos estos datos en perspectiva. Por ejemplo, la propia Akamai asegura ya que la adopción de IPv6 no está a la vuelta de la esquina, sino que está sucediendo ya. Según sus datos, en la segunda mitad de 2013 la mayoría de los índices utilizados para medir la adopción de IPv6 se doblaron, sobre todo gracias al aumento en conexiones residenciales en EE.UU. y Alemania.

Así, mientras que en junio de 2013 se veían entre 200 y 300 millones de direcciones IPv6, ahora la cifra supera los 600 millones.

La previsión es fundamental

En resumen: quienes no dispongan de un programa de adopción de IPv6 pueden acabar quedándose fuera de juego si se cumplen las expectativas de un crecimiento de dos dígitos antes de que acabe el año.

Por el contrario, algunas de las razones que pueden explicar el lento despliegue de IPv6 son, principalmente, el elevado coste de inversión que tiene (sobre todo teniendo en cuenta que sus ventajas no son tangibles de inmediato y el retorno es escaso a corto plazo) y que el direccionamiento privado y NAT evita recurrir a más direcciones IPv4 al poder preservar las ya existentes, enrutando solo unas pocas de forma interna.

Imágenes: Shutterstock.com