¿Qué características definen a la "nueva generación" de CIOs? » SmartCIO
 

Pages

Categories

Buscar

Una web de MuyComputerPRO Sites


¿Qué características definen a la «nueva generación» de CIOs?

¿Qué características definen a la «nueva generación» de CIOs?

María Guilarte
Por
17 junio, 2014
Especiales

Visión global y estratégica, creatividad, conocimiento del negocio, liderazgo, conocimiento de la actualidad… es difícil definir a un CIO porque se ha convertido en un profesional tan completo, tan vital para el día a día de prácticamente cualquier empresa u organización que cada vez es más complicado acotar sus virtudes. Aun así, desde SmartCIO queremos definir este cargo que tanto peso e importancia está ganando y para ello volvemos a contactar con los propios protagonistas, que nos hablarán de la «nueva generación» de CIOs.

En cada departamento siempre hará falta un director, alguien que tenga visión y que sepa dirigir. Desde que llegó la tecnología a las empresas, este papel ha ido cambiando al mismo ritmo que se descubrían avances tecnológicos.

Hace unos años, de los CIOs solo se esperaba que básicamente supieran de informática, pero hoy se les exigen que sean capaces de sumar un valor añadido estratégico, y a menudo son considerados entre los líderes de más alto rango dentro de su negocio.

Con esta sencilla explicación, Uday Challu CIO, de iYogi, nos aclara la enorme evolución que ha sufrido el cargo de «director de informática» hasta llegar al de «CIO» (o Director de Tecnologías de la Información).

Pero si algo no ha cambiado es la necesidad de tener un amplio conocimiento sobre tecnología, aunque aquí ya no se trata solo de informática. La tecnología corre pasos agigantados y estar al día en todas las nuevas propuestas es fundamental. Clemente Pueyo, antiguo director corporativo de TI en Seur, explicaba que «un buen profesional de TI debe contar con una gran experiencia en el sector y con conocimientos tecnológicos notables». Resaltaba también la importancia de «estar al día de todo lo que ocurre en el entorno de las nuevas tecnologías y conocer los nuevos avances, tendencias y demandas de mercado. Con esa información, el directivo debe saber cómo aplicarla a su negocio«.

La descripción que nos ofrece Giuliu Limongelli, co-fundador y vicepresidente internacional de Groupon para el sur de Europa, aclara todavía mejor la crítica relación que tiene la tecnología con el día a día de las empresas

Hoy en día es imposible formar parte de la dirección de una empresa y vivir de espaldas a la tecnología. En este sentido, estar al día es fundamental para adaptarse a los nuevos tiempos y no dejar que el negocio caiga en la obsolescencia tecnológica.

shutterstock_148262060

Del departamento de informática al equipo de dirección de la empresa

Es importante resaltar el valor estratégico que tiene la tecnología en cualquier organización actualmente. Por lo tanto, aquel que tenga poder de decisión sobre el equipo o servicios tecnológicos que consume la compañía será un activo vital para la misma. Por eso José María Tavera, CIO de Acciona, destaca en la evolución de este perfil las necesidades «asociadas a un profundo conocimiento tecnológico y una elevada capacidad de gestión de todo tipo de recursos«.

El conocimiento del negocio, del mercado y del entorno se convierte en algo esencial: «cada vez más el CIO tiene una visión global que aúna tecnología y liderazgo, para desarrollar e implementar iniciativas de TI de una manera eficiente y eficaz. Su fin último es situar a la empresa en una posición estratégica dentro del mercado competitivo«, explica Fernando Naranjo, director general corporativo de Delivery en Entelgy. No se trata de comprobar el estado de los equipos, se trata de ser activo, de conocer a fondo los objetivos de la empresa y saber cómo gestionarlos.

Cuando antes hablábamos de la importancia de conocer la actualidad tecnológica es porque no estar al día puede suponer la pérdida de una gran oportunidad. El nuevo CIO deberá «identificar nuevas oportunidades para alcanzar el objetivo de su negocio y no ser un reactor ante las propuestas del mismo«, explica Pedro Luis Alfonso,  CIO del Banco Inversis.

Comprobamos entonces que la evolución es patente, que ya no son «prestadores de servicios tecnológicos» como explica Ángel Mahou, director de sistemas de la información corporativa de Red Eléctrica de España, que añade: «deben integrarse como parte activa del desarrollo del negocio, desde una relación de colaboración mutua entre TIC y unidades operativas«.

El CIO, un facilitador del negocio

El departamento de tecnología funciona como el eslabón que une todo el equipo humano de la empresa con los objetivos de la misma. Es decir, el CIO pone a disposición de los trabajadores las herramientas que necesitan para desarrollar su trabajo. Aquí la capacidad de liderazgo y comprensión del negocio es vital. Como dice Iñaki González, director TIC de Mutua MAZ, es necesario que tenga «capacidad de implicar a todo su equipo en el proyecto«.

El CIO pasaría a ser ese personaje que regula los cambios, tanto en el entorno tecnológico como en el mercado en el que se mueve la organización, intentando sacar el mejor partido ellos. Miguel Gaminde, director de sistemas de información de Indra, lo explica de la siguiente manera:

La nueva cultura tecnológica está exigiendo que el departamento de TI se constituya en un bróker de servicios capaz de responder con la solución tecnológica más adecuada para cada necesidad de negocio, lo que implica una correcta elección de proveedores de tecnología. Esto demanda comprender el entorno empresarial y las necesidades de los usuarios, asumir la integración de negocio, información y arquitectura tecnológica, desarrollar nuevas ofertas de servicio apoyándose en proveedores externos y, por último, gestionar la seguridad y el riesgo.

Vemos entonces cómo este puesto ha evolucionado hasta tener una importancia vital en el desarrollo empresarial, con unas funciones que aumentan día a día. Virgilio Faustino, director de sistemas de la información de Luis Simoes, enumera entre sus características más importantes las de «unir gastos y metas de negocio, balancear riesgos y costes, tomar decisiones que ayuden a la mejora de la actividad, simplificar, ser flexibile y, lo más importante, conocer a sus clientes«.

shutterstock_195037466

Adaptativo, resolutivo, informado y con visión de negocio

Una persona con la capacidad de relacionar las ventajas de la tecnología con lo más adecuado para el negocio, no es un perfil cualquiera. Debe ser alguien con amplios conocimientos técnicos y pasión por la informática, además debe estar al día de las novedades. Todo ello combinado con una personalidad fuerte, que pueda hacer frente a grandes riesgos y tomar decisiones. En este sentido, nos gusta mucho la definición que da Marta de la Cruz, directora de TI en Meta4:

La capacidad de adaptación al cambio vuelve a ser un factor determinante. Un CIO debe tener gran capacidad analítica y de decisión, un amplio conocimiento del mercado de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, así como de la constante evolución de las mismas. Además, es muy importante que cualquier CIO disponga sobre todo de una amplia visión global y que favorezca los procesos de comunicación con otros departamentos de la compañía.

Enrique Cacicedo, director de sistemas del grupo Ribera Salud, añade también la capacidad imaginativa del CIO, la virtud de visualizar el futuro y estar preparado para las nuevas tecnologías y su gestión:

Hablar del CIO del futuro pasa por imaginar cómo se transformarán los modelos de negocio y los procesos que los soportarán en los próximos años.

Imágenes: Shutterstock